Guerra contra las audiencias

POR GABRIEL SOSA PLATA

Es una guerra abierta contra las audiencias y sus derechos, pero es una lucha desigual.

De la mano con empresas de radio y televisión, el presidente Peña Nieto, la Cámara de Senadores, el PRI y sus partidos satélites, el PAN y ahora los diputados se arrepienten de haber impulsado uno de los ejes principales de la reforma estructural de telecomunicaciones y dan marcha atrás a los derechos de las audiencias.

Aunque saben que cuentan con el poder de hacer lo que les pega la gana con la ley, ni siquiera están dispuestos a escuchar a las organizaciones de sociedad vinculadas con el tema, a la academia y a quienes hemos tenido la experiencia de ser titulares de defensorías de las audiencias para tratar de convencerlos de los beneficios de estos derechos en el campo comunicacional y las positivas experiencias internacionales.

Por eso, a puerta cerrada, la Comisión de Radio y Televisión, que encabeza Lía Limón, aprobó la semana pasada la contrarreforma a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, como un adelanto de lo que podría suceder durante estos días en el pleno de la Cámara de Diputados con la aplanadora priista y panista. Por eso, y sólo porque así conviene a sus intereses, no a las audiencias, el Poder Ejecutivo y el Senado, presentaron el pasado mes de enero controversias constitucionales en contra de los lineamientos aprobados por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y los artículos de la ley relacionados con estos derechos.

Desvinculados totalmente de la sociedad, el gobierno de Peña Nieto, partidos políticos y legisladores, se convirtieron en activos “promotores” de la libertad de expresión al nulificar los artículos de la nueva ley que supuestamente ponen en riesgo ese derecho, mientras México pasa a ocupar el primer lugar en América Latina en número de periodistas asesinados y agresiones a los medios de comunicación, como lo documentó la organización Artículo 19. En lugar de acabar con la impunidad por estos delitos, destinan recursos y tiempo para mutilar derechos fundamentales de las audiencias.

A defender el engaño

Los funcionarios y los legisladores no defienden la libertad de expresión, como han argumentado, sino la posibilidad de seguir engañando a las audiencias con propaganda y publicidad insertada en un noticiario o en cualquier otro programa sin informarle a la audiencia que detrás de ese contenido hay un pago. Esto es así porque de una obligación para advertir que se distinga entre la publicidad y contenido de un programa, incluida en la ley, se podría pasar a la práctica de “abstenerse” de transmitir ese tipo de contenidos, sin que se prevea sanción alguna. También quieren quitarle a los radioescuchas y televidentes su derecho a recibir contenidos plurales, información veraz, los valores de la identidad nacional y aquello que se apegue a los fines establecidos en el artículo tercero constitucional, al tratar de eliminar de la ley esta obligación prevista en el artículo 256.

_______________________
Referencia …
http://homozapping.com.mx/2017/04/guerra-contra-las-audiencias/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s