Ayer, como ahora, en cada 1 de mayo guerra mediática contra los trabajadores

POR ENRIQUE QUIÑONES

Fue hasta la segunda mitad del siglo XIX, que Estados Unidos de América dejó de ser el único país del mundo que mantenía el privilegio de explotar a sus trabajadores -sin reconocerles sus derechos-, condenados así a jornadas de 10, 12 a 14 horas, en pésimas condiciones, en fábricas irrespirables y contrayendo múltiples enfermedades gracias a la protección del Estado. El derecho a la asociación, a la organización sindical y gremial era inimaginable.

El 1º de mayo de 1886 una gran huelga nacional emergió de lo más profundo de la ciudad de Chicago o “Ciudad de los vientos” protagonizada en su mayoria por obreros y organizada por anarquistas. Hubo varios intentos que terminaron en represión. Alrededor de 12, 000 fábricas pararon a lo largo de EE. UU. El paro fue un éxito. El movimiento se acrecentaba considerablemente; 340 mil trabajadores estaban en la calle, 190 mil en huelga, en resistencia y organizando la lucha contra los opresores dueños de fabricas y contra el Estado que no regulaba las jornadas de trabajo dejando desprotegido a todo el gremio obrero contra las decisiones arbitrarias de sus verdugos.

Se convoca a una reunión popular en la plaza Hymarket para la noche del 4 de mayo; los organizadores estaban muy nerviosos, deciden Hymarket por ser una plaza pública y con muchas rutas de escape en caso de una emboscada. Retiran su llamamiento a una reunión armada y optan por una asamblea con el mayor número de asistentes. El 4 de mayo todo Chicago está en huelga; años después sería un referente de la lucha obrera y la reivindicación de los derechos de los trabajadores. En la propaganda se leía “Attention workingman” MASS MEETING.

La lluvia cayó y los asistentes comenzaban la retirada. Cuando quedaban aproximadamente 200 personas estalló una bomba que sería el motivo para que un grupo de 180 policías disparara indiscriminadamente contra la multitud; el pueblo se llenó de terror y en las farmacias reinaba el caos. El hecho fue utilizado por la clase dominante y el Estado para desatar una guerra mediática, política y represiva en contra de todo aquel o aquello que tuviera un tinte anarquista o de subversión.

4 dirigentes fueron apresados, sometidos a un juicio vergonzoso y acusados de asesinato fueron llevados a la horca sin más. El fiscal a cargo del caso, esbozó “La ley está en juicio. La anarquía está en juicio. El gran jurado ha escogido y acusado a estos hombres porque fueron los líderes. No son más culpables que los miles que los siguieron. Señores del jurado, condenen a estos hombres, denles un castigo ejemplar, ahórquenlos y salven nuestras instituciones, nuestra sociedad”.

Sus nombres quedaron en la memoria y hoy en la “Ciudad de los vientos” existe un homenaje a estos hombres que les costó la vida la conquista de los derechos de los trabajadores. Sus nombres eran: August Spies, Alberto Parsons,Jorge Engel, Adolfo Fischer.

Aquellos logros hoy parecen haber sido arrojados al tacho de la basura o condenados al olvido. ¿Serán los arqueologos quienes desmarañen esos derechos que costaron más de dos siglos de luchas obreras y campesinas? ¿Serán nuevamente descubiertos en el fondo de mar como se descubrió la ciudad de Pavlopetri, para ahora sí, y de una vez por todas, sean reconocidos a nivel mundial y sea el 1º de mayo un día de celebración y no de anhelos prohibidos?

_________________________
Referencia …
https://homozapping.com.mx/2017/05/ayer-como-ahora-en-cada-1-de-mayo-guerra-mediatica-contra-los-trabajadores/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s