La democracia no puede prosperar donde no hay humor

POR RAFAEL GUMUCIO

Publicado originalmente en The New York Times.

Desde hace 10 años dirijo un instituto de estudios humorísticos en la universidad Diego Portales de Santiago de Chile. En mi calidad de académico del humor debo responder con cada vez más alarmante frecuencia la pregunta acerca de cuáles son los límites del humor. Nadie, que yo recuerde, me ha preguntado nunca por las posibilidades del humor.

Mi respuesta es invariablemente la misma: no sé cuáles son los límites del humor, lo único que sé a ciencia cierta del humor es que empieza justo donde establecemos sus límites. Esa es su gracia y su desgracia perpetua, estar donde no se lo espera. A mis alumnos les lanzo como única instrucción para sus exámenes de fin de curso: “Sorpréndame”. Porque el humor ya no está en lo que me hizo reír ayer sino en lo que no sé que me hará reír mañana.

La pregunta por el límite del humor es especialmente perturbadora y relevante en países como Chile que sufrieron una larga dictadura y donde el aborto es aún ilegal y el divorcio lo era hasta el 2004. La democracia, como el humor, es un límite que se expande siempre. Es algo que creemos compartir pero que en el fondo nos cuesta —no solo en Chile— asumir plenamente.

_____________________________
Referencia …
http://homozapping.com.mx/2017/07/la-democracia-no-puede-prosperar-donde-no-hay-humor/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s