El Imperio Gay y “sus víctimas”

POR LUCÍA MEDINA SUÁREZ DEL REAL

Con el torso desnudo mostrando los senos artificiales sobre unicornios y al ritmo de Gloria Gaynor, cabalgarán los cuatros jinetes del Apocalipsis que instaurará el imperio gay para convertirlo todo no en ceniza, sino en diamantina de colores.[i]

Así imaginan algunos el mundo cuando se les habla de dejar vivir en libertad a quien tiene una orientación distinta a la heterosexual.

Esos mismos, en una de esas cosas que sólo se le pudieron haber ocurrido a Galeano en El mundo patas arriba; la escuela del mundo al revés, salen a las calles e inundan las redes con un discurso de odio que reclama a gritos que la ley los proteja de violar la ley; que no se les odie por odiar, que se tolere su intolerancia, que se irrespete su irrespeto y no se les juzgue por juzgar.

Estos confunden la libertad de expresión con la libertad de discriminar. Asumen que refugiándose en la primera, pueden hacer impunemente la segunda. Ignoran, o deciden ignorar, que la libertad de expresión tiene como límite el denuesto al otro, la calumnia, la difamación, los llamados a acciones violentas, bien sea física, verbal o de cualquier otro tipo.

Llamar a alguien “desviado”, “depravado”, “anormal”, “enfermo mental” “abominación de la naturaleza” es discriminar. Asumir que la preferencia sexual hace a alguien mejor o peor persona, más proclives a cometer un delito o ineptos para hacer algo, es discriminar, distinguir, diferenciar.

La ola ultra derechista que desde hace unos meses sale a marchar a la calle, ha tenido una estrategia comunicativa muy acertada. La de afirmar que sus manifestaciones son en pro de algo de lo que todos estamos de acuerdo.

Como en la neolengua orweliana, donde el Ministerio de Paz era el de Guerra, estos grupos hablan de amor y familia, para manifestar el odio a lo que les es distinto.

Sin embargo, en este mundo en el que poco a poco se toma conciencia de que la homosexualidad no es una enfermedad, pero la homofobia sí, el discurso se ha agudizado para asumirse como víctimas de lo que han llamado el lobby gay, la imposición de la ideología de género, o el resultado de esa fantasía paranoide que asegura que hay una conspiración mundial que pretende extinguir a la especie humana con la promoción de conductas sexuales no procreativas. Y de paso hacer millonarios a una industria que vive del dinero rosa.

_________________________
Referencia …
http://homozapping.com.mx/2017/07/el-imperio-gay-ysus-victimas/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s