PELUDO

*** CUENTOS DE ROMANCE ***

PELUDO

Me siento demasiado borracho. Afortunadamente el departamento no queda lejos. Ya comienza a amanecer. Que fiesta. ¿Donde deje el automovil?

– PELUDO !!! … PELUDO !!!

Parece que una chica rubia y bonita me llama. Tal vez tenga suerte y quiera compañia por algunas horas. Pero solo quiere indicaciones. ¿Como es que una muñeca como esta anda sola a estas horas? Tal vez tambien andaba de fiesta.

Llego al departamento y me desplomo en la cama. Me despierto mas alla de medio dia. El telefono suena insistentemente. Me duele la cabeza. Demasiado tequila. Me levanto a responder la llamada, es Arturo. Quiere ir de fiesta hoy en la noche, ¿y quien soy yo para romper sus ilusiones?

Despues de recuperarme, hago un poco de tareas sabatinas. A las 8:00 de la noche llega Arturo en la motocicleta. Me monto en la mia y vamos por unas hamburguesas al sitio de los motociclistas. Despues de saciar nuestra hambre llega el momento de saciar nuestra sed.

Dejamos las motocicletas en el departamento y vamos en automovil en busca de aventuras y alcohol. Al llegar a la disco, Arturo tiene que mostrar su identificacion. Que looser. Al entrar vamos a la barra y disfrutamos de las chicas en el lugar. Que caderas. Tal vez haya suerte hoy.

– PELUDO !!

Es la rubia otra vez. Wow. Es preciosa. Espero que no sea madre soltera, como muchas de aqui. Es raro que una chica asi caiga en mis redes.

Se llama Sharon. Le invito algunas cervezas y empezamos a bailar muy juntitos. Arturo se nos une en el baile en una especie de sexy sandwich. Nos besamos mientras Arturo acaricia sus caderas y besa sus hombros. Ella voltea para besarlo a el tambien.

Todo esta listo. Salimos los 3 y pasamos a una tienda a comprar mas cervezas. Mientras manejo de regreso ella me besa el cuello y me acaricia el pecho.

Al llegar al departamento la temperatura es muy alta. Pongo musica y continuamos el baile, mientras bebemos y nos vamos despojando de la ropa. No tardamos mucho en irnos a la recamara y empezar a derrochar deseo. Arturo y yo la vamos besando mientras la acariciamos. Pronto aparece el ritual sexual, donde vamos alternandonos para disfrutar de ella, hasta que quedamos rendidos.

La luz de la mañana se asoma por la ventana. Ella me abraza muy cariñosamente. Ambos seguimos desnudos. Arturo se ha ido.
Me suelto suavemente de su abrazo, y la miro mientras me visto. Es hermosa. La mas hermosa que he tenido jamas. Creo que me quedare con ella, por lo menos durante algun tiempo.

Voy a la cocina a preparar algo de comer. Justo termino de hacer el desayuno cuando la escucho gritar …

– PELUDO !!! ¿Donde estas?

Tomo una charola donde sirvo su plato y un vaso con jugo. Se lo llevo a la cama y ella lo devora hambrienta.

– Me tienes que llevar a mi casa. Es tardisimo.
– Tranquila. No tienes que ir a ningun lado. Puedes quedarte aqui el tiempo que quieras. Desde ahora eres la dueña y señora de este lugar.

JANETTE

*** CUENTOS DE ROMANCE ***

JANETTE

– Hola, ¿puedo usar tu ducha? La mia se descompuso justo cuando me estaba bañando.
– Por supuesto. Pasa.

No lo puedo creer. Viene con el cabello mojado y envuelta en su bata de baño. Que lastima que la recibio mi esposa y no yo. Parece que no se da cuenta de que estoy presente, porque se quita la bata antes de entrar al baño. Wow. Es hermosa.

Es muy joven para tener un bebe. El de nosotros es un poco mayor. Ambos juegan mucho juntos. Siempre estan solos, parece que su novio no vive con ellos.

Dias despues nos encontramos a la entrada de casa que tiene los departamentos que rentamos. Nos saludamos amablemente, y le permito subir primero por la escalera de caracol. Yo subo detras de ella, pero nuestro ascenso es lento por lo estrecho de la escalera. La inesperada consecuencia de mi galanteria se balancea frente a mi, enfundada en unos pantalones deportivos ajustados. Ella llega a su departamento y antes de cerrar la puerta me guiña un ojo.

Al siguiente fin de semana nos encontramos en el patio, atareados con las labores hogareñas. Janette cuelga a secar su ropa y yo lavo unos tapetes con la escoba. Cada vez que ella se inclina a tomar alguna prenda, puedo ver su pecho desnudo. Ni su mama que ha ido a visitarla, ni mi esposa se han percatado de la situacion. Creo que sigue siendo muy inocente, y no percibe que lo que hace causa efectos muy intensos en mi.

El transcurrir de los dias y encontrarnos a solas, me han llevado a sentirme atraido por las situaciones inesperadas que nos van envolviendo. Cada vez es mas dificil controlarme.

Es casi de noche y salgo a lavar mis zapatos deportivos. Al pasar frente a su ventana, puedo verla planchando su ropa, mientras usa una de sus muy frescas y escotadas camisetas. Cuando llego al lavadero que esta junto a su ventana, se que tendre una noche amorosa con mi esposa, para evitar sueños humedos, cuando ella sale a su ventana a platicar conmigo:

– Ya me voy a ir.
– ¿Ya te vas? ¿Porque?
– Me aburro mucho aqui sola con el niño.

La temperatura de la tarde ha bajado y ella sigue ahi con su pronunciado escote sin temblar por el frio. Sin pensarlo mas toco su brazo. Ambos nos miramos fijamente. Mientras hablo, inconcientemente voy acariciando su brazo para calentarlo.

– ¿Porque no te pones un sueter? Podrias enfermarte. Conozco algunos juegos interesantes y tambien podriamos salir todos juntos para que no te aburras.
– Ven.

Ella abre su puerta y ya no puedo pensar mas. Voy hacia ella.

LA CHINA

*** CUENTOS DE ROMANCE ***

LA CHINA

No se que hacer. Son pocas las veces en las que llego a salir con mas de una chica a la vez, asi que me encuentro indeciso de con cual quedarme. Saldre con Paty el fin de semana, pero Cristina me flecho desde que la conoci, aunque sea la hermana de mi jefe, quien mas que mi jefe es un gran amigo. Por eso me atrevo a llamarlo cuñado. Los dos son de ascendencia china y el resto de los colegas los llaman “la china” y “el chino” respectivamente.

– ¿Que onda enanito? ¿No has visto al cuñado?
– Esta en reunion con el Director de Finanzas. Ya no le digas cuñado, porque te ve a cachar la china y se va a enojar.
– Ella nunca viene por aca, no creo que se entere.
– Si viene. De repente se aparece por aqui a buscar al chino.
– No creo. Esta muy dificil.

Convencer a Paty de salir conmigo me ha costado mucho trabajo, y a fuerza de insistencia por fin lo consegui. Pero el trabajo ha estado demasiado pesado y quiero evitar que este me frustre el plan del fin de semana, asi que debo llegar a un acuerdo con el jefe para evitar esto. Este finalmente llega a la oficina y me apresuro a interceptarlo.

– CUÑADO !!! Que bueno que te encuentro.
– ¿COMO QUE CUÑADO?

AH !!! Cristina estaba en la oficina y no la vi. Su hermano junto con el resto de los colegas se quedan callados, pero esbozan unas grandes y burlonas sonrisas. Ella me mira seria y con los brazos cruzados. Yo trato de bromear para romper la tension del momento.

– Si lo sabe Dios, que lo sepa el mundo.

Ella empieza a reir a carcajadas, mientras todos los demas se quedan sorprendidos por su reaccion. Uff. Por poquito.

Decido aplazar unos minutos mi conversacion con el jefe mientras platica con Cristina. Yo espero tranquilamente en el pasillo cuando ella sale.

– Nos vemos.
– Hasta luego. … Oye, antes de que te vayas. Mañana vamos a ir a comer a un restaurante japones. ¿Quieres venir con nosotros?
– Si, claro. ¿A que hora?
– A las 2:00.
– OK. Yo vengo para aca.

Que buena oportunidad. Pense rapido en aprovechar el momento. Tambien consigo llegar a un acuerdo con el jefe y todo se ve bien por lo pronto.

Al siguiente dia Cristina se aparece por la oficina y yo me apresuro a salir con ella.

– Vamonos.
– ¿Y los demas?
– Se atravezo un problema y en cuanto se resuelva nos alcanzan alla.

Mentira. Ellos nunca iran, porque nunca los invite. Llegamos al restaurante y durante la comida platicamos de nosotros, de la universidad y de nuestros planes profesionales. Es preciosa. Mas que Paty. Pero es la hermana de mi jefe. Debo ser precavido.

– Nunca llegaron.
– Ellos se lo pierden.

De regreso la acompaño a su oficina y nos despedimos calidamente. Ella sabe que la engañe y no esta molesta. Al contrario. Mientras la miro alejarse no puedo creer lo que acabo de hacer.

CINE

*** CUENTOS DE ROMANCE ***

CINE

– Tengo muchos deseos de ver esta pelicula.
– ¿Porque? ¿Que tiene de especial?
– Ganó varios premios. Se trata de una pareja de dos diferentes culturas.

Hoy no hay provocaciones, ni insinuaciones. De verdad quiere ver la pelicula. Es buena ocacion para provocarla y vengarme de todas las veces que ella lo ha hecho.

Sin que el taxista se de cuenta, deslizo mi mano dentro del pantalon de Rony y gracias a su diminuta lenceria, logro apricionar su gluteo. Ella emite un pequeño gemido y quiere protestar, pero el taxista nos mira por el espejo retrovisor. Asi que el resto del viaje, le voy dando pequeños apretones hasta llegar al centro comercial.

Es cine de arte y la gente de por aqui es bastante inculta, asi que la sala de cine estara vacia.

Compramos algo de comida y bebidas antes de entrar y aprovecho para darle una nalgada, continuando con mi pequeña venganza. Ella no deja de quejarse, porque no quiere que la moleste mientras ve la pelicula.

La sala esta desierta. Llegamos a nuestros asientos y nos acomodamos a ver la pelicula. Ella me explica lo que ha escuchado acerca del filme y se ve genuinamente interesada en verlo.

Sin embargo, todo el contacto previo que hemos tenido durante el camino, nos tiene algo exitados. Yo la beso en el cuello mientras la acaricio, ella solo me empuja pidiendo que la deje ver la pelicula. Aun asi ya no puedo detenerme y ella termina cediendo ante mi insistencia. Y de esta manera la sala de proyeccion se convierte en una recamara temporal, donde la pelicula ha pasado a segundo termino. El deseo sexual solo se incrementa con la adrenalina que causa el temor de ser descubiertos.

Pasado el arrebato pasional, todo vuelve a la normalidad.

– ¿Ahora si me vas a dejar ver la pelicula?
– Si. Mira todo lo que quieras.

JACUZZI

*** CUENTOS DE ROMANCE ***

JACUZZI

– ¿Me prestas tus audifonos?
– Claro Lily.

Sigo adormilado, pero la miro alejarse. Es preciosa. Aun en la oscuridad puedo ver brillar su cabello rubio. El ferri aun no llega y los otros siguen dormidos. Siento deseos de acompañarla pero Jessy descansa en mi pecho. Nunca pense que Jessy pudiera causar este efecto en mi. Me tiene arrastrando la cobija … 🙂 y el condon.

Veo a Lily ir y venir cantando en voz baja hasta que empieza a amanecer. El ferri ha llegado. Al arribar a la isla una inmensa alegria nos invade. Al departamento llegamos con la idea de dejar las maletas e irnos de inmediato rumbo a la playa, pero un hallazgo importante nos retrasa.

– TENEMOS JACUZZI !!!

Las chicas gritan de alegria y yo todavia no alcanzo a dimensionar la importancia del descubrimiento. Pasada la emocion volvemos al auto y corremos en direccion a la playa. Pasamos a llenar la hielera con cervezas y cocteles de frutas con vodka para las chicas y al llegar alla ellas lucen sus hermosos cuerpos en diminutos bikinis.

Hay chicas sexys por todas partes, pero mi atencion la acapara Lily. Ella tambien me mira constantemente. Parece que las horas en el gimnasio dan buen resultado.

De regreso al departamento nos repartimos las habitaciones, y a Lily le toca la que tiene el Jacuzzi. Aun asi nos ofrecen compartirlo.

En la noche vamos a la mejor disco del lugar y despues de unas horas Jessy y yo encontramos la manera de escabullirmos de regreso al departamento para estar a solas.

Los siguientes 2 dias repetimos la misma rutina. Al tercero compro una de botella de vino blanco para beberlo con calma en la playa. Sin embargo, me distraigo durante algunos minutos y las chicas dan cuenta de ella.

Lily anda como si nada, pero Jessy no esta acostumbrada al vino. Asi que me la paso cuidandola todo el tiempo. Cuando llegamos al departamento nos bañamos juntos y despues la acomodo en la cama para que descanse.

Yo tengo quemaduras en la espalda y Lily se ofrece a ponerme una locion. Me acuesto boca abajo en el sofa y ella se sube en mi. Conforme me unta la locion yo empiezo a sentirme exitado.

– LILYYYYYYYYY !!!

Los gritos del novio rompen el encanto. Ya es hora del Jacuzzi. Ni Jessy ni yo nos hemos metido. Hemos aprovechado el tiempo de otra manera, pero hoy no creo que habra nada.

– CARIÑO VEEEEN !!!

Lily me llama y entro a ver que sucede. Ambos estan en el jacuzzi y el sujeto me pide que entre con ellos y traiga a Jessy. Yo me niego mientras miro a Lily, pero Jessy nos ha escuchado y ya llega lista para entrar. Lily le ayuda a acomodarse y despues me da la mano a mi. Yo me resisto, lo que hace tropezar a Lily que tiene que abrazarme para no caer.

El abrazo dura una eternidad. De reojo puedo ver como los otros dos comienzan a besarse y ya no puedo contenerme. Lily y yo nos besamos mientras la voy jalando lejos del jacuzzi hacia la recamara.

FABULA

*** CUENTOS DE ROMANCE ***

FABULA

Amo ser guitarrista. La musica, la pasion, la diversion, los viajes, el dinero y las mujeres. Uff. Sobre todo las mujeres.

Pero siempre me considere un intelectual y es bueno tener una profesion de respaldo. Acabo de terminar una serie de proyectos de negocios y tecnologia en un pais donde nadie me conoce. Ahora me encuentro de regreso en casa y estoy ensayando con la banda.

No llevo 3 dias aqui y ya me han estado llamando varias de mis amigovias. Pero por el momento tengo puesto el ojo en 2 chicas preciosas que me tienen loco. Una rubia con carita de angelito y una morena voluptuosa que nacio para ser amada de dia y de noche.

Hoy es el turno de la rubia. Despues de cenar en un lugar romantico y melancolico, ha aceptado ir a mi departamento. Al cerrar la puerta tras nosotros la abrazo por la espalda, tomo con firmeza sus pechos y empiezo a besar su cuello con desesperacion, mientras ella se estremece por mi ataque.

Ella gira el rostro para que la bese mientras deslizo las tiras de su vestido para desnudarla. Le levanto el vestido para acariciar sus piernas y ella trata de girar para tenerme de frente, pero ya no aguanto mas. La pasion nos domina en el sofa de la sala y por fin puedo unirme a su cuerpo tan deseado desde que nos conocimos. El extasis nos consume al mismo tiempo y nos derrumbamos satisfechos de cumplir nuestra fantasia.

Entre sueños escucho la voz de Gina buscandome … GINA !!!

– ¿Ya llegaste amor? Mira lo que compre para los dos.

Estoy congelado. No puedo moverme. Gina gira coquetamente luciendo una diminuta lenceria, cuando se da cuenta de la presencia de Teresa. Teresa despierta de su sueño y ambas se miran con asombro, para despues gritar enfurecidas.

– ¿QUE HACES CON ESTA PUTA AQUI?
– PUTA TU MADRE !!! YO NO ME ANDO PASEANDO EN CALZONES EN CASAS DE HOMBRES SOLOS !!!
– CLARO QUE NO, TU TE LOS QUITAS PARA QUE SEA MAS RAPIDO !!!
– PERRA !!!

Las dos se lanzan como fieras con las uñas por delante, pero alcanzo a atravezarme para evitar que se lastimen, aunque Gina ya habia tomado un jarron de barro y se lo lanza a Teresa, pero me atina a mi y me hace tambalear. Consigo mantenerme de pie y arrojo a Teresa de regreso al sofa, mientras atrapo a Gina por la cintura para encerrarla en el closet. Sin embargo, Teresa ya viene de regreso al ataque armada con sus tacones.

– QUITATE ANIMAL LA VOY A MATAR !!!
– Calmate, todo tiene una explicacion.
– DEJAME SALIR, NO LE TENGO MIEDO A ESA PIRUJA.
– AAAAAAAH !!!

Teresa me golpea el brazo con sus tacones para que me quite de la puerta. AUH !! Y si que duele, asi que la abrazo para que se calme y empieza a patalear para liberarse. Para evitar sus pataleos logro sentarla conmigo. Despues de unos minutos de tener abrazada a una y encerrada a la otra, ambas se calman. Teresa incluso empieza a llorar.

– Lo siento mucho de verdad. No queria causarles daño. Tienen razon. Me comporte como un bruto. Les pido disculpas. Espero puedan perdonarme algun dia.

– Sueltame.

Dejo ir a Teresa que va a la sala a vestirse. Gina da pequeños golpecitos en la puerta, asi que la dejo salir.

Cuando llego a la sala ya Teresa esta vestida y Gina usa una bata que apenas la cubre. Cada una sentada en cada extremo de la sala evitando mirarse.

– ¿Quieren que les llame un taxi? ¿Las llevo a su casa?
– Yo no me voy.
– Yo tampoco.

Maestra

image

*** CUENTOS DE ROMANCE ***

MAESTRA

La segui hasta los laboratorios, y la vi sonreirme cuando entro a uno. Llegue a la puerta y todo estaba en tinieblas. La escuche decir “Ven” y camine en medio de la oscuridad buscandola. Tropezando a veces con las mesas, siguiendo sus susurros, persiguiendo su perfume. Senti sus manos jalandome de la ropa y sus labios buscando los mios. Nos besamos con desesperacion. Mis manos acariciaron su cintura sintiendo su piel.

Su falda se deslizo hasta el suelo mientras besaba su cuello hasta llegar a su pecho. Su respiracion era agitada y un pequeño quejido salio de su garganta cuando la mordi muy levemente. Acaricie sus piernas y sus caderas una y otra vez, sobre la fria mesa convertida en mullida cama.

Ella me apretaba con fuerza hacia su pecho, al contagiarse del fuego que me consumia. Bese sus rodillas, sus piernas, sus caderas y su pecho, y al terminar volvia a empezar. Nos volvimos uno y nuestro calor nos quemaba. Nuestros labios se buscaban mientras yo exploraba las partes sensibles de su cuerpo. Su aroma me enloquecia y no podia dejar de quererla, hasta que exploto y pronuncio mi nombre en medio de su extasis. Pero no fue la voz de Daniela la que me llamo, sino de Myriam.

Entonces senti unas manos suaves en mi pecho y un tibio cuerpo sobre mi espalda. Luego unos labios besando mi oido mientras la voz de Daniela susurraba … “Sorpresa”.

El tiempo que pasa, trae mi mente
las cosas que amaba de ti.
Llegaste a mi vida sobre una estrella de una galaxia vecina.
La ternura con que me miraste me transformo,
y ahora yo te busco y no te encuentro no.

Si tu cuerpo, si tu risa
si ese tiempo pudiera volver.
Si tu cuerpo, si tu risa
los pudiera tener otra vez.
Pero todo se termina
como ese cuento de ninos que se,
y manana manana no se lo que pasara,
por que manana yo te necesitare.

Me acostumbraba a escuchar tu voz,
asi, familiar y lejana.
Como giraba la musica,
si te abrazabas a mi.
Desde entoces te he buscado tanto
sin comprender,
el porque te fuiste, no lo entiendo no.

Si tu cuerpo, si tu risa,
si ese tiempo pudiera volver.
Si tu cuerpo, si tu risa
los pudiera tener otra vez.
Pero todo se termina,
como ese cuento de ninos que se.
Y manana manana no se lo que pasara,
por que manana yo te nececitare.

Si tu cuerpo, si tu risa,
si ese tiempo pudiese volver.
Si tu cuerpo, si tu risa
los pudiera tener otra vez.
Pero todo se termina,
como ese cuento de ninos que se.
Y manana manana no se lo que pasara,
por que manana yo te necesitare,
por que manana mi cuerpo se ha de romper …. aaaaaaaa …
si tu cuerpo
si tu cuerpo
si tu cuerpo aaaaaaaa …