ASISTENTE

*** CUENTOS DE ROMANCE ***

ASISTENTE

Mi madre a enfermado repentinamente y no se que hacer. No cuento con el dinero para la cirugia. Mis hermanos siguen estudiando, asi que soy yo quien debe resolver lo antes posible. Mi mejor amiga y colega desde la universidad me dice que una amiga de ella quiere comprar una computadora portatil y una impresora. La oportunidad perfecta para vender el equipo que tengo y pagar los gastos medicos.

– Te va a gustar. Es una abogada muy guapa y es asistente de uno de los Ministros.

Sinceramente por el momento solo me interesa el dinero y resolver la emergencia. Al siguiente dia el encuentro se da, entrego el equipo, recibo el dinero y ademas acordamos una serie de asesorias para que ella aprenda a utilizarlo.

Mi madre ingresa al quirofano al siguiente dia, pero debe quedarse en la clinica por algunos dias.

Cumpliendo con lo acordado comienzo a verme con Mariana para enseñarle a utilizar el equipo. De verdad que es guapa y le gusta vestir elegante, pero sexy.

En una de las sesiones ella reporta una falla, y mientras la arreglo, Mirna y ella se sientan en la mesa de la sala de juntas a conversar. Las platicas de las mujeres pueden ser tan aburridas.

En algun momento de la platica, yo miro hacia ellas y la minifalda de Mariana ha subido hasta la mitad de sus caderas. WOW. Practicamente puedo ver la mitad de su cuerpo semidesnudo.

Ella sonrie sin mirarme y cruza aun mas las piernas, provocando que la pequeña prenda suba todavia mas. Trato de concentrarme en mis labores de reparacion, pero es inutil. Debo salir de aqui.

– Oye acercate. Queremos tu opinion.

Ruedo mi silla hacia ellas, con las manos sobre las rodillas. Al llegar con ellas mis manos chocan con las piernas de Mariana. Ella toma de las muñecas a Mirna y capta su atencion, mientras yo la acaricio por debajo de la mesa. Esta situacion se mantiene hasta que Mariana necesita ir a su oficina y quiere que la acompañe.

Durante el camino vamos en silencio y al llegar a la oficina ella cierra la puerta detras nuestro.

Advertisements

JANETTE

*** CUENTOS DE ROMANCE ***

JANETTE

– Hola, ¿puedo usar tu ducha? La mia se descompuso justo cuando me estaba bañando.
– Por supuesto. Pasa.

No lo puedo creer. Viene con el cabello mojado y envuelta en su bata de baño. Que lastima que la recibio mi esposa y no yo. Parece que no se da cuenta de que estoy presente, porque se quita la bata antes de entrar al baño. Wow. Es hermosa.

Es muy joven para tener un bebe. El de nosotros es un poco mayor. Ambos juegan mucho juntos. Siempre estan solos, parece que su novio no vive con ellos.

Dias despues nos encontramos a la entrada de casa que tiene los departamentos que rentamos. Nos saludamos amablemente, y le permito subir primero por la escalera de caracol. Yo subo detras de ella, pero nuestro ascenso es lento por lo estrecho de la escalera. La inesperada consecuencia de mi galanteria se balancea frente a mi, enfundada en unos pantalones deportivos ajustados. Ella llega a su departamento y antes de cerrar la puerta me guiña un ojo.

Al siguiente fin de semana nos encontramos en el patio, atareados con las labores hogareñas. Janette cuelga a secar su ropa y yo lavo unos tapetes con la escoba. Cada vez que ella se inclina a tomar alguna prenda, puedo ver su pecho desnudo. Ni su mama que ha ido a visitarla, ni mi esposa se han percatado de la situacion. Creo que sigue siendo muy inocente, y no percibe que lo que hace causa efectos muy intensos en mi.

El transcurrir de los dias y encontrarnos a solas, me han llevado a sentirme atraido por las situaciones inesperadas que nos van envolviendo. Cada vez es mas dificil controlarme.

Es casi de noche y salgo a lavar mis zapatos deportivos. Al pasar frente a su ventana, puedo verla planchando su ropa, mientras usa una de sus muy frescas y escotadas camisetas. Cuando llego al lavadero que esta junto a su ventana, se que tendre una noche amorosa con mi esposa, para evitar sueños humedos, cuando ella sale a su ventana a platicar conmigo:

– Ya me voy a ir.
– ¿Ya te vas? ¿Porque?
– Me aburro mucho aqui sola con el niño.

La temperatura de la tarde ha bajado y ella sigue ahi con su pronunciado escote sin temblar por el frio. Sin pensarlo mas toco su brazo. Ambos nos miramos fijamente. Mientras hablo, inconcientemente voy acariciando su brazo para calentarlo.

– ¿Porque no te pones un sueter? Podrias enfermarte. Conozco algunos juegos interesantes y tambien podriamos salir todos juntos para que no te aburras.
– Ven.

Ella abre su puerta y ya no puedo pensar mas. Voy hacia ella.

LA CHINA

*** CUENTOS DE ROMANCE ***

LA CHINA

No se que hacer. Son pocas las veces en las que llego a salir con mas de una chica a la vez, asi que me encuentro indeciso de con cual quedarme. Saldre con Paty el fin de semana, pero Cristina me flecho desde que la conoci, aunque sea la hermana de mi jefe, quien mas que mi jefe es un gran amigo. Por eso me atrevo a llamarlo cuñado. Los dos son de ascendencia china y el resto de los colegas los llaman “la china” y “el chino” respectivamente.

– ¿Que onda enanito? ¿No has visto al cuñado?
– Esta en reunion con el Director de Finanzas. Ya no le digas cuñado, porque te ve a cachar la china y se va a enojar.
– Ella nunca viene por aca, no creo que se entere.
– Si viene. De repente se aparece por aqui a buscar al chino.
– No creo. Esta muy dificil.

Convencer a Paty de salir conmigo me ha costado mucho trabajo, y a fuerza de insistencia por fin lo consegui. Pero el trabajo ha estado demasiado pesado y quiero evitar que este me frustre el plan del fin de semana, asi que debo llegar a un acuerdo con el jefe para evitar esto. Este finalmente llega a la oficina y me apresuro a interceptarlo.

– CUÑADO !!! Que bueno que te encuentro.
– ¿COMO QUE CUÑADO?

AH !!! Cristina estaba en la oficina y no la vi. Su hermano junto con el resto de los colegas se quedan callados, pero esbozan unas grandes y burlonas sonrisas. Ella me mira seria y con los brazos cruzados. Yo trato de bromear para romper la tension del momento.

– Si lo sabe Dios, que lo sepa el mundo.

Ella empieza a reir a carcajadas, mientras todos los demas se quedan sorprendidos por su reaccion. Uff. Por poquito.

Decido aplazar unos minutos mi conversacion con el jefe mientras platica con Cristina. Yo espero tranquilamente en el pasillo cuando ella sale.

– Nos vemos.
– Hasta luego. … Oye, antes de que te vayas. Mañana vamos a ir a comer a un restaurante japones. ¿Quieres venir con nosotros?
– Si, claro. ¿A que hora?
– A las 2:00.
– OK. Yo vengo para aca.

Que buena oportunidad. Pense rapido en aprovechar el momento. Tambien consigo llegar a un acuerdo con el jefe y todo se ve bien por lo pronto.

Al siguiente dia Cristina se aparece por la oficina y yo me apresuro a salir con ella.

– Vamonos.
– ¿Y los demas?
– Se atravezo un problema y en cuanto se resuelva nos alcanzan alla.

Mentira. Ellos nunca iran, porque nunca los invite. Llegamos al restaurante y durante la comida platicamos de nosotros, de la universidad y de nuestros planes profesionales. Es preciosa. Mas que Paty. Pero es la hermana de mi jefe. Debo ser precavido.

– Nunca llegaron.
– Ellos se lo pierden.

De regreso la acompaño a su oficina y nos despedimos calidamente. Ella sabe que la engañe y no esta molesta. Al contrario. Mientras la miro alejarse no puedo creer lo que acabo de hacer.

CINE

*** CUENTOS DE ROMANCE ***

CINE

– Tengo muchos deseos de ver esta pelicula.
– ¿Porque? ¿Que tiene de especial?
– Ganó varios premios. Se trata de una pareja de dos diferentes culturas.

Hoy no hay provocaciones, ni insinuaciones. De verdad quiere ver la pelicula. Es buena ocacion para provocarla y vengarme de todas las veces que ella lo ha hecho.

Sin que el taxista se de cuenta, deslizo mi mano dentro del pantalon de Rony y gracias a su diminuta lenceria, logro apricionar su gluteo. Ella emite un pequeño gemido y quiere protestar, pero el taxista nos mira por el espejo retrovisor. Asi que el resto del viaje, le voy dando pequeños apretones hasta llegar al centro comercial.

Es cine de arte y la gente de por aqui es bastante inculta, asi que la sala de cine estara vacia.

Compramos algo de comida y bebidas antes de entrar y aprovecho para darle una nalgada, continuando con mi pequeña venganza. Ella no deja de quejarse, porque no quiere que la moleste mientras ve la pelicula.

La sala esta desierta. Llegamos a nuestros asientos y nos acomodamos a ver la pelicula. Ella me explica lo que ha escuchado acerca del filme y se ve genuinamente interesada en verlo.

Sin embargo, todo el contacto previo que hemos tenido durante el camino, nos tiene algo exitados. Yo la beso en el cuello mientras la acaricio, ella solo me empuja pidiendo que la deje ver la pelicula. Aun asi ya no puedo detenerme y ella termina cediendo ante mi insistencia. Y de esta manera la sala de proyeccion se convierte en una recamara temporal, donde la pelicula ha pasado a segundo termino. El deseo sexual solo se incrementa con la adrenalina que causa el temor de ser descubiertos.

Pasado el arrebato pasional, todo vuelve a la normalidad.

– ¿Ahora si me vas a dejar ver la pelicula?
– Si. Mira todo lo que quieras.

FABULA

*** CUENTOS DE ROMANCE ***

FABULA

Amo ser guitarrista. La musica, la pasion, la diversion, los viajes, el dinero y las mujeres. Uff. Sobre todo las mujeres.

Pero siempre me considere un intelectual y es bueno tener una profesion de respaldo. Acabo de terminar una serie de proyectos de negocios y tecnologia en un pais donde nadie me conoce. Ahora me encuentro de regreso en casa y estoy ensayando con la banda.

No llevo 3 dias aqui y ya me han estado llamando varias de mis amigovias. Pero por el momento tengo puesto el ojo en 2 chicas preciosas que me tienen loco. Una rubia con carita de angelito y una morena voluptuosa que nacio para ser amada de dia y de noche.

Hoy es el turno de la rubia. Despues de cenar en un lugar romantico y melancolico, ha aceptado ir a mi departamento. Al cerrar la puerta tras nosotros la abrazo por la espalda, tomo con firmeza sus pechos y empiezo a besar su cuello con desesperacion, mientras ella se estremece por mi ataque.

Ella gira el rostro para que la bese mientras deslizo las tiras de su vestido para desnudarla. Le levanto el vestido para acariciar sus piernas y ella trata de girar para tenerme de frente, pero ya no aguanto mas. La pasion nos domina en el sofa de la sala y por fin puedo unirme a su cuerpo tan deseado desde que nos conocimos. El extasis nos consume al mismo tiempo y nos derrumbamos satisfechos de cumplir nuestra fantasia.

Entre sueños escucho la voz de Gina buscandome … GINA !!!

– ¿Ya llegaste amor? Mira lo que compre para los dos.

Estoy congelado. No puedo moverme. Gina gira coquetamente luciendo una diminuta lenceria, cuando se da cuenta de la presencia de Teresa. Teresa despierta de su sueño y ambas se miran con asombro, para despues gritar enfurecidas.

– ¿QUE HACES CON ESTA PUTA AQUI?
– PUTA TU MADRE !!! YO NO ME ANDO PASEANDO EN CALZONES EN CASAS DE HOMBRES SOLOS !!!
– CLARO QUE NO, TU TE LOS QUITAS PARA QUE SEA MAS RAPIDO !!!
– PERRA !!!

Las dos se lanzan como fieras con las uñas por delante, pero alcanzo a atravezarme para evitar que se lastimen, aunque Gina ya habia tomado un jarron de barro y se lo lanza a Teresa, pero me atina a mi y me hace tambalear. Consigo mantenerme de pie y arrojo a Teresa de regreso al sofa, mientras atrapo a Gina por la cintura para encerrarla en el closet. Sin embargo, Teresa ya viene de regreso al ataque armada con sus tacones.

– QUITATE ANIMAL LA VOY A MATAR !!!
– Calmate, todo tiene una explicacion.
– DEJAME SALIR, NO LE TENGO MIEDO A ESA PIRUJA.
– AAAAAAAH !!!

Teresa me golpea el brazo con sus tacones para que me quite de la puerta. AUH !! Y si que duele, asi que la abrazo para que se calme y empieza a patalear para liberarse. Para evitar sus pataleos logro sentarla conmigo. Despues de unos minutos de tener abrazada a una y encerrada a la otra, ambas se calman. Teresa incluso empieza a llorar.

– Lo siento mucho de verdad. No queria causarles daño. Tienen razon. Me comporte como un bruto. Les pido disculpas. Espero puedan perdonarme algun dia.

– Sueltame.

Dejo ir a Teresa que va a la sala a vestirse. Gina da pequeños golpecitos en la puerta, asi que la dejo salir.

Cuando llego a la sala ya Teresa esta vestida y Gina usa una bata que apenas la cubre. Cada una sentada en cada extremo de la sala evitando mirarse.

– ¿Quieren que les llame un taxi? ¿Las llevo a su casa?
– Yo no me voy.
– Yo tampoco.

Caso Ayotzinapa: va ERPI por ‘Guerreros Unidos’

DIAMANTE

image

En un comunicado difundido en redes sociales, el Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI) anunció la creación de una “brigada de ajusticiamiento” en contra del supuesto grupo criminal “Guerreros Unidos”, al cual se le atribuye el ataque a los normalistas de Ayotzinapa el pasado 26 de septiembre.

La agrupación acusa al Estado mexicano de la muerte y desaparición de normalistas, pues asegura que la afrenta la encabeza el “narcoestado mexicano”. Además, acusó también a la corriente Nueva Izquierda, del PRD, de ser cómplice de los hechos violentos ocurridos en Iguala.

Por otra parte, en el mismo documento, las Milicias Populares en Guerrero, llamó a la sociedad a responder a los hechos en Iguala con todas las formas de lucha, “violentas y pacíficas, legales e ilegales”.

A continuación reproducimos los textos íntegros que fueron difundidos por estas agrupaciones:

Al Pueblo de México

Hoy nos vemos obligados a romper el silencio por los acontecimientos que se dieron en el Estado de Guerrero.

Comunicado Estatal Nº 21

Al pueblo en general

Con todo el dolor ante la detención-desaparición de los compañeros normalistas y el vil asesinato de otros civiles el pasado 26 de septiembre, en Iguala, Guerrero, declaramos:

1. Se convoca al interior de nuestras filas y al pueblo en general a la conformación de la Brigada Popular de Ajusticiamiento 26 de Septiembre, expresamente fundada para enfrentar en aspectos político-militares esta nueva afrenta del narcoestado mexicano y, particularmente, al cartel de sicarios del Estado, mal llamado “Guerreros Unidos”.

_________________
Referencia …
http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2014/10/09/llama-erpi-a-crear-brigada-de-ajusticiamiento-contra-responsables-en-caso-ayotzinapa-9913.html